Koko, la orangután que hablaba y amaba a los animales

Koko se hizo famosa por muchas cosas, como por ejemplo por ser la única orangután que hablaba con los humanos mediante el lenguaje de signos.

Pese a tener esa increíble habilidad, lo más extraordinario de Koko fue la extraordinaria sensibilidad que poseía. Abrazaba a los humanos, se reía, pedía cosquillas y en definitiva se expresaba como si fuera un ser humano más.

Por si esto fuera poco, esta orangutana amaba a cualquier animal aunque no fuera de su especie. Concretamente tenía un especial cariño por los gatitos pequeños y no fueron pocos los que adoptó y cuidó.

Cuando se enteró de que uno de sus gatitos se murió, literalmente se puso a llorar, demostrando así que su dolor era exactamente el mismo que el de cualquier humano.

También lloró cuando le dijeron que uno de sus mejores amigos había muerto, que no era otro que el famoso actor Robin Williams.

En fin, otro vídeo de los que te hacen pensar en lo maravillosos que son los animales y sobre cuánto tenemos que aprender de ellos aún…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *